INFECCIONES DE TRANSMISION SEXUAL
En ECOFEM contamos con médicos certificados, los cuales podrán realizar una valoración, diagnóstico y tratamiento necesario, de acuerdo con el paciente para las infecciones de transmisión sexual
Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son enfermedades que se adquieren por tener relaciones sexuales con alguien que esté infectado. Las causas de las ITS son las bacterias, parásitos y virus.
La mayoría de las ITS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres. Si padece de ITS causada por bacterias o parásitos, el médico puede tratarla con antibióticos u otros medicamentos.
Si padece de ITS causada por bacterias o parásitos, el médico puede tratarla con antibióticos u otros medicamentos. Si padece de ITS causada por un virus, habitualmente no hay un tratamiento que la erradique. Algunas veces los medicamentos pueden mantener la enfermedad bajo control. El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de adquirir y contagiarse con ITS. Hay muchos tipos de infecciones, algunas de ellas son las siguientes:
VPH
CLAMIDIA
GONORREA
HERPES
SÍFILIS
TRICOMONIASIS
VIH/SIDA
VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)



Las verrugas genitales aparecen provocadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH).
Las verrugas genitales son altamente contagiosas si se mantienen relaciones sexuales sin protección, ya sean vaginales, anales u orales; pero también a través del contacto genital cercano, ya que hay algunas zonas en los genitales que no cubre el condón. Por eso, una persona que padezca el VPH debe cuidarse mucho en sus relaciones sexuales, informar a sus parejas, y estar muy controlada médicamente. El virus del papiloma o VPH.

Se sugiere mantener la recomendación de informar a las parejas sexuales ante alguna patología.

Las vacunas para prevenir el VPH
Como ya hemos explicado, el VPH no tiene cura; pero existen dos tipos de vacunas que pueden ser efectivas para prevenir la infección por este virus. Es recomendable vacunarse antes de mantener relaciones sexuales por primera vez, ya que será más efectiva. Si estás interesada en la vacuna, debes ir a tu médico y solicitarla.
Las vacunas funcionan como cualquier otra vacuna que nos ponemos para no contagiarnos de infecciones víricas, como por ejemplo la gripe.

CLAMIDIA



La Clamidia es una de las ITS más comunes.

¿Qué es la infección por Clamidia?
La clamidia es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por una bacteria. Aunque generalmente la infección por clamidia no presenta síntomas o se manifiesta con síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “de forma silenciosa” y causar daños irreversibles si no se detecta, como la infertilidad. 

¿Cómo se contrae la infección por clamidia?
La infección por clamidia puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, orales o anales. También se puede transmitir de madre a hijo durante el parto vaginal.
Toda persona sexualmente activa puede contraer la infección por clamidia, sobretodo quien tenga relaciones sexuales esporádicas y varias parejas sexuales, y no toman precauciones.

¿Cómo puedo saber si he contraído clamidia?
Debes acudir al médico. La detección es muy sencilla y la prueba no es dolorosa. En algunas pruebas se analiza la orina y en otras se requiere que la muestra sea obtenida de zonas como el pene o el cuello uterino.

¿Cuál es el tratamiento para la infección por clamidia?
Normalmente se trata con antibióticos. Pero para que se elimine, es preciso tomar rigurosamente el tratamiento que te prescriba el médico. Es decir, aunque te encuentres mejor o los síntomas hayan desaparecido, debes terminarte el tratamiento completo, ya que de no hacerlo, es posible que la infección reaparezca. El tratamiento adecuado será determinado por el médico tratante.

¿Cómo puede prevenirse la infección por clamidia?
Para prevenir la infección hay que utilizar preservativo en tus relaciones sexuales, ya sean con penetración vaginal, anal u oral. Si sospechas que puedes haberla contraído, es muy importante que se lo comuniques a tu pareja o tus parejas sexuales para tomar precauciones.

GONORREA



La gonorrea, al igual que la clamidia, está causada por una bacteria. También se puede contraer cuando se mantienen relaciones sexuales con penetración vaginal, oral o anal sin protección, y al compartir juguetes sexuales.

Tratamiento
La gonorrea se puede tratar con antibióticos, el médico es quien determinará el tratamiento más adecuado para la gonorrea. Las parejas sexuales deben ser tratadas también. Por ello es necesario informarlas lo antes posible. Si no se trata, la gonorrea puede causar infertilidad y propagarse a la sangre y articulaciones.

HERPES



¿Cómo se contrae el herpes?

El herpes genital se contrae practicando relaciones sexuales vaginales, orales o anales sin protección, aunque también se puede contraer con el contacto genital cercano (contacto con la piel), como cualquier otro herpes.

Tratamiento
De momento el herpes no tiene cura. El médico determinará el tratamiento más adecuado, incluso si es necesario el uso de medicamentos llamados “antivirales” que pueden ayudar a reducir los daños producidos por el virus siempre que se inicie el tratamiento lo antes posible.

SÍFILIS



La sífilis está causada por una bacteria y se transmite manteniendo relaciones sexuales sin protección. No es de las ITS más frecuentes, pero se estima que está aumentando el contagio.

Transmisión
Se transmite en las relaciones sexuales vaginales, anales u orales sin protección; compartiendo juguetes sexuales, con el contacto de heridas abiertas, o también por el canal del parto de madre a hijo.

TRICOMONIASIS



La tricomoniasis es causada por un parásito y se contagia manteniendo relaciones sexuales sin protección.

Tratamiento
El tratamiento más adecuado lo determina el médico tratante de acuerdo con cada caso. La pareja o parejas sexuales de la persona infectada deben ser también tratadas con el mismo método; por lo que en cuanto se detecte la infección debes de comunicarlo inmediatamente a esta o estas personas.

VIH/SIDA



VIH significa “virus de inmunodeficiencia humana”. El VIH daña el sistema inmunológico del organismo, que es el que normalmente combate las infecciones, es decir, las defensas del cuerpo. El virus del VIH provoca el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) con el paso de los años.
El VIH puede transmitirse a través de la sangre, semen (incluso líquido preseminal) y fluidos vaginales. También en el canal del parto de madre a bebé o durante la lactancia, pero en este caso detectado a tiempo, los profesionales toman medidas para evitar el contagio.

Transmisión
Se contrae por practicar sexo vaginal o anal sin usar protección, pero también por compartir juguetes sexuales, jeringas u otros aparatos para inyectarse.
Es mucho menos común que el VIH sea transmitido a través del sexo oral, pero existe el riesgo de infección si se tiene sexo oral y alguna de las personas tiene heridas o llagas en la boca.

Es importante saber que
El VIH no se transmite por el contacto social con alguien que porta el virus. Esto significa que no puedes contagiarte al saludar a alguien dándole la mano, a través de besos o abrazos, al beber de una misma taza, o al comer alimentos preparados por una persona portadora del virus.
Es un error pensar que el VIH es una enfermedad propia de las parejas homosexuales. El número de heterosexuales diagnosticados crece cada año.

Tratamiento
Todavía no existe cura para el VIH, el médico determinará el tratamiento más adecuado para ayudar a llevar una vida lo más normal posible y ayudar a disminuir sus efectos en el sistema inmunitario o de defensas del cuerpo. Cuanto antes te hagas la prueba y detecten la presencia del virus en el cuerpo, más normalizada llevarás tu vida.
Si has tenido o tienes relaciones sexuales sin protección, sobre todo con varias parejas, es recomendable que te hagas la prueba al menos una vez al año. La prueba es confidencial y no tienes por qué dar tu nombre. Puede hacerse con un análisis especial de sangre, y también hay pruebas rápidas de detección del VIH a través de la saliva. Debes hacértela a partir de un mes después de haber tenido la relación sexual de riesgo